No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague.

Un título para esta reflexión un tanto extraña, pero estos días, después del día 30 de noviembre, festividad de San Andrés, las cosas en mi vida son diferentes. Cada sueño que uno alcanza marca verdaderos hitos en la vida y yo he podido al fin alcanzar uno de los más grandes MI DOCTORADO. Hace 10 … Continuar leyendo No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague.